sábado, 16 de octubre de 2010

Diario de Rorscharch


Mírame a la cara y dime qué ves. No te de miedo contestar, no tengas escrúpulos de responder la verdad. Acaso ves tú lado oscuro, ese que guardamos en el más olvidado rincón de nuestra mente. Esa sombra que cada uno arrastra, intentando ocultarla. Esa parte irracional, esos pensamientos que te corroen por dentro, que intentas ahogar en lo más profundo de tu conciencia. Los monstruos no se esconden en los armarios, no habitan debajo de la cama, no acechan en la oscuridad. Los monstruos sonríen y te preguntan por tu familia, comentan el partido del domingo, te dejan pasar en la cola del super. Todos llevamos un monstruo dentro.
Mírame a la cara y dime qué ves. No te de miedo contestar. Nos escondemos debajo de capas y capas de razón y conocimiento. Pero rasga una capa y te encontraras con la bestia en su cueva. La civilización durante siglos y siglos ha intentado sojuzgar nuestra parte animal pero hay sigue acechando esperando la mínima oportunidad para salir. Leyes, religión, sociedad, familia... puertas, cerraduras, muros, candados para ocultar la realidad.
Mírame a la cara y dime qué ves. No te miedo contestar. No evites la mirada. Mira fijamente. ¿Puedes soportar el reflejo de un espejo durante mucho tiempo? Clavando la pupila en la pupila de la imagen reflejada podrás verlo en el interior, luchando por salir, por tomar el control. Entonces apartas la mirada y por un momento sientes miedo, ríes sobre lo absurdo de tus pensamientos pero sabes que esta ahí. Esperando una oportunidad para escapar. La humanidad es una fachada de cartón piedra.
Mírame a la cara y dime qué ves. No te de miedo contestar. Ves negro sobre blanco. Ves manchas sin forma alguna. Pero si te fijas bien lo amorfo va tomando forma y entonces ves lo que hierve dentro de ti, demonios, cuerpos sanguinoleantes, amantes concupiscentes y temes a esa parte de ti, a la parte del iceberg que se oculta debajo de las aguas de lo conciente.
Yo soy Rorschach y yo no tengo miedo. Yo me hice una nueva cara con la que poder mirarme al espejo. Soy peor que tus pesadillas porque yo estuve en la fuente de donde nacen y bebí de ella.
Queremos engañarnos, creer en Dios y en el diablo pero este mundo no esta creado por fuerzas metafísicas. No es Dios quien nos perdona los pecados, ni Satanás quien roba, viola o mata. Somos nosotros, solo nosotros. Estoy limpio de cualquier culpa o remordimiento. Yo tengo el conocimiento que te asusta, ese que escondes en lo más profundo de tu mente, soy puro instinto, más animal que humano , más hombre que todos vosotros. Entre en el fuego, respiré el humo de vuestras ilusiones y cuando salí, renací, libre para seguir mi propio camino en este mundo sin moral. Más allá de vuestro mal y vuestro bien, completo. Resurgí como Rorsharch.



Extraído del diario de Walter Joseph Kovacs Alias Rorscharch

3 comentarios:

As dijo...

Buenísimo, no había oído de esto.

MeiK dijo...

Me encanta ese personaje, y eso que no he leido watchmen ^^U

El Solitario de Providence dijo...

Amigo Rafael,me alegra que estés interesado en dar a conocer las actividades de Carmona en Viñetas a través de mi blog.Para contactar conmigo lo puedes hacer a través de mi correo,que ya aparece en mi blog.Por cierto,me considero un rendido admirador de la magna obra Watchmen y pienso que has captado bien la esencia del personaje de Rorscharch.¡Saludos!

Publicar un comentario