domingo, 29 de agosto de 2010

¿Qué es un rey para ti?


Mi nombre es Victor Karkhoof, al igual que nuestro amado señor pertenezco a la etnia arlija del orgulloso pueblo gitano. Tengo 9 años y puedo decir con jactancia que la tierra que me ha visto nacer es la joya de centroeuropa, Latveria.
Latveria es un pequeño país situado en los Balcanes. Durante su historia Latveria se vio sacudida por las grandes potencias, sometidas a vaivenes y asegurando su independencia a duras penas. Hasta que llegó ÉL. Y nos hizo fuertes y temidos por las otras naciones. Ahora nuestra bandera luce orgullosa en los Cárpatos. Tierra de leyendas y mitos ÉL se convirtió en el más grande. A la altura de un Julio Cesar o de un Alejandro Magno. Recogió las cenizas de un pueblo anclado en la Edad Media y lo transformó en una nación llena de futuro, ambición y esperanza. Ahora no hay rincón en todo el mundo en el que no se tema a nuestros ejércitos y su nombre sólo sea pronunciado en susurros. ÉL nuestro bienhechor, un monstruo para el mundo, un héroe para su pueblo. Victor Von Doom es nuestro rey. Monarca soberano de Latveria, no por gracia de Dios, como los otros monarcas del planeta, sino por su propia fuerza y poder.
ÉL, como yo, nació pobre en una comunidad gitana de la misma etnia que yo. Hijo de Cynthia Von Doom y Werner Von Doom pronto nuestro amo supo una premisa que ahora los niños aprendemos nada más entrar en el colegio “Los poderosos prevalecen, y los débiles son las victimas de los poderosos”, así reza nuestro himno nacional. A la edad que yo tengo perdió a sus padres, primero a su madre, la cual una gran hechicera vendió su alma al diablo para poder hacerse fuerte y luchar contra el usurpador del trono, el Barón. Este la mató dejando a nuestro Amo al cuidado de su padre pero solo dos años después este fue asesinado por los hombres del Barón. Huérfano vagó por los valles de nuestra patria. Pronto se convirtió en el guía de su clan y aprendió otra lección que estudiamos desde pequeños “El poder no nace con nosotros, se toma y se domina” y el busco el poder. Como nadie en la historia intento unir magia y ciencia. De esa manera en su mente bullían algoritmos matemáticos junto a hechizos ancestrales. Tal fue su fama que el gigante del Oeste vino para llevárselo, creyendo que se puede parar a una fuerza de la naturaleza intentaron domesticar su genio para sus propósitos. En tierra extranjera conoció el veneno de la envidia. Un veneno ponzoñoso y traicionero. Reed Richards compartió con nuestro amado líder la senda de la búsqueda del saber. Pero nuestro Monarca quería el poder para salvar el alma atormentada de su madre atrapada en una dimensión demoníaca. Los dioses bendigan a la madre de nuestro señor que se entrego para el bien de su pueblo. Nuestro por aquel entonces joven amo utilizando su incomparable genio construyo una maquina que le permitiría viajar a esa dimensión y rescatar el alma de su madre. Pero el inefable Reed Richards llevado por la envidia saboteo el experimento. Dejando el rostro de nuestro soberano marcado para siempre. Maldito sea él y toda su extirpe. Que su corazón se llene con las mismas cicatrices que desde ese día surcan la cara de nuestro Monarca. Una cara que oculta tras la regia mascara de su armadura. Nunca hemos visto el rostro de nuestro señor, pero por muy horrendo que fuera nosotros lo querríamos igual. Ya que en su pecho late un corazón para y por su pueblo. Y fue ese amor el que después de un viaje al tibet donde consiguió poder más allá de lo humano regreso a nosotros. Borro al usurpador y tuvo lo que por derecho era suyo. El trono de Latveria. Bendito día en el que nuestro Amo asomo su majestuosa figura por entre las almenas del castillo y proclamo al mundo que nuestro país jamás sería más invadido y que desde ahora seriamos conquistadores no conquistados.
Desde allende de nuestras fronteras es visto como un villano y los autodenominados héroes han luchado contra ÉL en innumerables veces creyendo estar haciendo lo correcto. Pero si supieran como vivimos bajo su liderazgo más de uno cambiaría de opinión. El sólo busca el poder para cambiar el mundo a su imagen y semejanza. Conquistar el mundo y rehacerlo, como ya hicieron otros conquistadores anteriormente o la historia trata como villanos al Imperio Romano y su Pax Romana o a Alejandro Magno y su helenización de los países conquistados. La historia habla de esos imperios como modelos de cultura y pensamiento. Nuestro Monarca quiere lo mismo un mundo donde reine el orden, su orden el único orden que puede haber dentro del caos mundial.
Unir al mundo bajo su puño, un puño que golpea con fuerza pero que también sabe proteger.
Esta redacción que hoy escribo es parte de un concurso donde debo hablar de lo que significa para mí mi Rey. Mi Rey es Victor Von Doom el me proporciona todo lo que necesito, alimentos, un hogar, seguridad, una educación que me asegure un futuro. Y que me pide ÉL. Sólo que le sea fiel y me mantenga en el orden establecido, su orden. Desde las otras grandes potencias les acusan de faltar a los derechos humanos, de ser un déspota y un dictador. Pero viendo las noticias y el estado del mundo doy gracias por haber nacido en Latveria donde no existen paro, ni drogas, ni crimen nada que pueda alterar nuestra felicidad. Si eso es a lo que los extranjeros llaman libertad que se la queden. Mi Rey vela por mí, como veló por mis padres y por mis abuelos. Entre poner mi destino en manos de unos burócratas alimentados en los desechos de la Democracia y dejarlo en el enguantado puño del Amo no hace falta que conteste.
Nuestro Monarca Victor Von Doom reparte justicia personalmente desde su trono y sus decisiones son tan justas que no hay posibilidad de réplica. Justicia es sentirse libre para ser feliz y yo soy feliz. Y aunque las palabras se me amontonan tengo que hacer un esfuerzo para ordenarlas en esta cuartilla.
Si desde las demás naciones vieran nuestra vida como es, no como se la venden seguro que las llamas de la revolución se avivarían y pedirían a gritos que Victor Von Doom viniera para gobernarlas. Si supieran como es nuestro Señor lucharían para que fuera su Rey. Y a eso es a lo que en realidad les tiene miedo los gobernantes de los demás países que los habitantes del planeta sean verdaderamente libres como para elegir a nuestro Amo como su Rey. El Rey de todos. Mi Rey.
Han sido muchos los que han luchado contra ÉL los Cuatro Fantásticos, Spiderman, Los Vengadores. Han sido vistos por los demás como héroes pero mi héroe es mi Rey. El ha luchado por nosotros. Por mi, para que yo pueda vivir en un mundo mejor.
Esta redacción tenía que servir para deciros que es para mi el Rey, para mi el Rey es mi Héroe. Yo de mayor quiero ser como Victor Von Doom mi Rey mi Héroe.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada